TERAPIAS DE AVANZADA

Hasta ahora la psicología se ha enfocado en cambiar la manera de pensar o de sentir de una persona explorando el contenido de los pensamientos por medio de la palabra, con discusiones o interpretaciones personales, sacadas por el terapeuta, que no logran eficaces resultados en un tiempo razonable. En los últimos veinte años, y más aceleradamente en los últimos diez, han aparecido nuevos enfoques no basados en el contenido de las ideas, sino en la neurofisiología existente en el momento de pensar esos contenidos, que al ser cambiada, resuelve el problema postulado, de forma rápida, eficaz e indolora lo que constituye un verdadero cambio de paradigma.

Un mapeo cerebral realizado antes y después de una sesión con alguna de las técnicas que forman las Terapias de Avanzada, muestra un cambio objetivable y duradero en la simetría hemisférica del cerebro. El efecto logrado con estos métodos corrige las emociones y conductas inapropiadas ligadas a recuerdos traumáticos y/o a creencias disfuncionales.

El modelo consiste en suponer que una emoción inapropiada como fobia, trauma, ansiedad, etc., produce un desequilibrio eléctrico y neuroquímico entre ambos hemisferios cerebrales al concentrarse en el tema, como consecuencia de lo cual se mantienen las emociones disfuncionales en forma intacta.

Si conseguimos equilibrar estos desequilibrios cerebrales mientras el paciente piensa o siente lo que percibe como perturbador, se corrige la disfunción en forma automática e inmediata; inmediata significa en pocos minutos. Esto posibilita abreviar la duración de los tratamientos, el sufrimiento del paciente, sin necesidad de un arduo trabajo ni por parte del paciente, ni del terapeuta (sí como hoy comparamos un email o un fax con una carta enviada por barco el siglo pasado).

No solo obtenemos velocidad sino que una curación completa no es nada raro de lograr, con frecuencia el cambio es total, no gradual. A alguien con una fobia curada en una hora de trabajo, le cuesta darse cuenta o creer como antes evitaba el objeto fobígeno. Las Terapias de Avanzada son un conjunto de terapias que se dividen en dos grupos:

  • Las que se basan en la integración de los hemisferios cerebrales, como EMDR
  • Y las que se basan en la estimulación de los meridianos de la acupuntura china y en la energía mente-cuerpo. Incluyen procedimientos de diagnóstico y tratamiento que se implementan mientras el paciente está sintonizado a su problema. Por ejemplo la técnica de EFT.

Hoy podemos tratar con éxito una gran gama de patologías y brindar alivio o curación de manera veloz y duradera.

En las terapias de Energía , las emociones negativas son aliviadas a través de una suave activación de puntos de acupuntura específicos, que neutralizan o eliminan las causas energéticas del problema que se está padeciendo y en las Técnicas de Integración Cerebral , se trabaja por medio de la estimulación alternada de los hemisferios cerebrales por distintos métodos.

El resultado de estos tratamientos es objetivable a través de escalas de medición, que se obtienen antes y después de la sesión terapéutica y en las que se mide la perturbación que el tema produce antes del tratamiento y después del mismo permitiendo comparar y validar los resultados. En estas técnicas, se hace concentrar a la persona al comienzo del trabajo en el problema a tratar, colocándolo de esta forma en el “campo del pensamiento”, campo en el cual están las perturbaciones y en el cual se van a producir las modificaciones.

El paciente sintonizado en este “campo” les asigna un nivel de perturbación subjetiva que se mide en una escala de 0 a 10. Las creencias y los afectos, muy importantes en psicología y psicoterapia, son reconocidos en sus activos y sutiles componentes energéticos en estos procedimientos.

Última modificación: miércoles, 16 de marzo de 2016, 05:00